miércoles, 21 de septiembre de 2016

Beautifull people



Es una comedia satírica inglesa de  1999 ópera prima del  director bosnio Jasmin Dizdar que también  escribió el guion. La película ganó el premio a la mejor película en la sección Un Certain Regard  en el Festival de Cannes y aparece en la guía del The New York Times de las mejores 1.000 películas jamás se ha hecho.


Londres, 13 de octubre de 1993. El día en el que Inglaterra tiene que jugar la controvertida final de la Copa del Mundo contra Holanda, la guerra de Bosnia está en su punto más culminante, Sbrenica está siendo asediada y las tropas de las Naciones unidas preparan sus paracaídas con víveres. Multitud de refugiados de la ex-yugoslavia están llegando a Gran Bretaña. Rivales en el fútbol y en la política, los distintos adversarios de los Balcanes llevan a las islas sus conflictos. Un serbio y un croata,
originariamente de la misma ciudad, pero que se han convertido en enemigos a consecuencia de la guerra, se encuentran por casualidad en el mismo autobús y comienzan a pelearse. Mientras su batalla continúa hasta machacarse mutuamente, las problemática vidas de cuatro familias inglesas se ven afectadas de diferente manera (un médico se enfrenta a los problemas de Dzemila, embarazada de un hijo no deseado; Griffin, un joven hooligan se encuentra muy a su pesar en el corazón del conflicto.

De una manera coral, con múltiples personajes interpuestos, Dizdar nos cuenta cuatro historias entrelazadas por un vínculo de unión que es la guerra en los Balcanes desde una perspectiva externa  al conflicto. La guerra golpea a los personajes de manera lateral, más como anécdota  pero no por ello deja de mostrarnos la cruda realidad de lo que fue, gracias a la habilidad del director para hacer cómicas, sin parecerlo, situaciones tan reales y crueles como las que ocurren todos los días en cualquier parte del mundo ,la película l no es militante, no hay buenos y malos, sólo hay múltiples contrastes, ya que como dice su joven director: "El blanco no sería blanco si no hubiera negro con el que comparar.

Situaciones como las de los vecinos que se han llevado bien durante generaciones y en un momento se ven condenados a odiarse, mujeres embarazadas por violaciones, asesinos de mujeres y niños, se ven inmersas en la cotidianeidad de la vida británica, resolviéndolas de una manera brillante, armoniosa y simpática, Otro acierto es dejar un final abierto, para que el espectador pueda moldearlo y asimilarlo, quedarse con la historia o pensar en la carga de profundidad que lleva  dentro.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario