domingo, 18 de octubre de 2015

El resplandor (The Shining)




Es una película de 1980 de terror psicológico  producida y dirigida por Stanley Kubrick, co-escrito con la novelista Diane Johnson, y protagonizada por Jack Nicholson,  y Shelley Duvall . La película está basada en  la novela de Stephen King de 1977 El resplandor, aunque la película y la novela difieren de forma significativa. Esta  considerada  como una de las mejores películas de terror que jamás se ha hecho. El director estadounidense Martin Scorsese, la ha clasificado como una de las 11 películas de terror más espantoso de todos los tiempos.  Los críticos, académicos  han discutido la enorme influencia de la película en la cultura popular.

Stanley Kubrick, Jack Nicholson,  y Shelley Duvall .

La película relata la historia de Jack Torrance, un escritor ex-alcohólico, que acepta un puesto como vigilante de invierno en un solitario hotel de alta montaña al que se traslada con su familia. Una vez allí, empieza a sufrir inquietantes trastornos de personalidad. Paulatinamente, debido a la incomunicación, al insomnio, a sus propios fantasmas interiores y, tal vez, a la influencia maléfica del lugar, se verá inmerso en una espiral de violencia contra su mujer y su hijo, que a su vez parecen víctimas de espantosos fenómenos sobrenaturales.


Como en otras películas del cineasta estadounidense, en paralelo con la línea dramática principal se desarrollan otras tramas secundarias que a su vez esconden innumerables representaciones simbólicas, indicios subliminales, referencias sociohistóricas e indagaciones de índole psicológica en torno a la naturaleza humana y el mal. Kubrick barajó varios nombres para el papel principal, entre ellos los de Robert De Niro y Robin Williams. Al primero lo descartó tras verle en Taxi Driver porque le parecía demasiado histriónico para el papel; al segundo, después de verle en Mork & Mindy, por ser poco expresivo. También pensó darle el papel a Harrison Ford.




Stephen King, por su parte, renegaba de Nicholson porque pensaba que, como este había rodado Alguien voló sobre el nido del cuco, el espectador tendería a considerarlo un individuo inestable desde el principio; por ello, King prefería para el papel a Michael Moriarty, a Jon Voight o a Martin Sheen, que representarían más fielmente el perfil de individuo corriente que se ve abocado gradualmente hacia la locura. En cualquier caso, desde el principio al escritor se le dijo que el actor para el papel principal «no era negociable». Aunque en un principio Jack Nicholson sugirió que Jessica Lange encajaría mejor en la personalidad de la Wendy de Stephen King, Shelley Duvall supo muy pronto que ella era la elegida para el papel.

A diferencia del personaje de la novela, la Wendy del film tendría una personalidad vulnerable, débil de carácter y sumisa hacia su marido. De este modo, y según la interpretación sociológica del film, Kubrick quería resaltar con más crudeza el machismo como una de las manifestaciones de las relaciones de poder amo-criado. Para labrar ese carácter y darle más credibilidad, a lo largo del rodaje el director la presionó hasta el límite, llegando incluso a humillarla ante todos sus compañeros. Se dice que la escena en que armada con el bate de béisbol retrocede por la escalera ante el ataque de su marido (una de las secuencias que más tomas ha exigido nunca por parte de un director de cine), no estaba representando a una mujer aterrada; Shelley estaba, literalmente, aterrada.




El candidato inicial del director para representar el papel de hijo de los Torrance fue Cary Guffey (Encuentros en la tercera fase), pero los padres del joven actor lo impidieron aduciendo que era una película demasiado truculenta para un niño. En la búsqueda de candidatos fueron entrevistados unos cinco mil niños a lo largo de seis meses. Las pruebas, coordinadas por el asistente de Kubrick Leon Vitali (el actor que había representado el papel de lord Bullingdon en Barry Lyndon), tuvieron lugar en Chicago, Denver y Cincinnati, ya que Kubrick quería que el acento10 del candidato estuviera «a medio camino» entre el de Jack Nicholson y el de Shelley Duvall.Durante el rodaje, el pequeño actor fue protegido de manera especial por Kubrick; de hecho, el niño creyó en todo momento que estaba rodando un drama, no una película de terror. Tras su papel en el film de 1982 Will: the autobiography of G.Gordon Liddy, Danny Lloyd abandonó su carrera como actor.






Tampoco las hermanas gemelas Lisa Burns y Louise Burns volvieron a intervenir en ninguna película. A juzgar por la forma de posar ante la cámara y por su atuendo, algunos biógrafos y críticos han sugerido que el director se habría inspirado en la fotografía Identical Twins, Roselle, New Jersey, 1967 tomada por una antigua compañera del New York Bronx: la reconocida fotógrafa Diane Arbus. Sin embargo, la viuda manifestó al respecto que la estética elegida por Kubrick no guardaba relación directa con esa fotografía.



Stephen King nunca ocultó su rechazo hacia el resultado final del proyecto cinematográfico, y acusaba a Kubrick de no entender las reglas del género de terror.En la novela, la historia adopta el punto de vista del niño, mientras que en la película es el padre el protagonista principal; de hecho, una de las diferencias más notables radica en el perfil psicológico de Jack Torrance. Según la novela, el personaje representaba un hombre corriente y equilibrado que poco a poco va perdiendo el control; además, la narración escrita reflejaba rasgos personales del propio autor en aquella época (marcada por el insomnio y el alcoholismo), además del maltrato.


Por su parte, la Wendy de King es una mujer fuerte e independiente a nivel profesional y emocional; para Kubrick, en cambio, no parecía coherente que una mujer así hubiera soportado durante mucho tiempo la personalidad de Jack Torrance. Otras diferencias son:  La idea del laberinto surgió como alternativa a las limitaciones técnicas que suponía recrear setos con formas de animales que cobraban vida tal como había escrito King.  Las dos niñas que interpretan el papel de las hijas asesinadas son gemelas, mientras que en la novela se llevan dos años. En el libro de King, el número de habitación era la 217, que existe realmente, pero se cambió por la inexistente 237 para no «ahuyentar» a potenciales clientes.El desenlace de la película es distinto al de la novela. En este final, la Cámara Se Mueve Lentamente hacia  una fotografía de 1921, que incluya Jack Torrance  en El Centro. En Una Entrevista con Michel Ciment, Kubrick abiertamente declaro que la Fotografía sugiere Que Jack era Una rencarnación de un trabajador del Hotel , de todas formas esto no ha impedido el Desarrollo de lecturas Alternativas, Como La que Jack es "Absorbido" por el  hotel Overlook.

El rodaje duró catorce meses. El director se empeñó en rodar cada escena cronológicamente según el guion, lo que obligaba a mantener en funcionamiento los decorados principales y equipos paralelos de sonorización.




Las imágenes de la secuencia de apertura, tomadas desde un helicóptero por Greg MacGillivray, se filmaron en el estado de Montana: pertenecen al lago Saint Mary y a la carretera Going to the Sun, que atraviesa el Parque Nacional de los Glaciares. Algunas de las tomas aéreas desechadas en el montaje serían luego utilizadas por el director Ridley Scott para la secuencia final de Blade Runner.




La fachada principal del ficticio Overlook corresponde en realidad a la del complejo turístico Timberline Lodge, en las laderas del monte Hood, en Oregón. El laberinto no aparece en las tomas aéreas porque en realidad no existe.


El doblaje a castellano, llevado a cabo en en los estudios EXA, de Madrid, es uno de los aspectos más controvertidos de la versión para España. Kubrick, en su afán por controlar todos los aspectos de la producción, impuso como director de doblaje al realizador español Carlos Saura y fue quien dio el visto bueno a las voces, incluida la de Verónica Forqué para doblar a Wendy Torrance.La opinión mayoritaria es que con tal decisión se rompía el tono, la tensión y la atmósfera del original. Con una buena dosis de ironía, se llegó a decir que «lo más terrorífico de la película era el doblaje» realizado por la actriz española. Algunas opiniones de espectadores son: «ridículo», «nefasto», «vergonzoso», «el peor de la historia», «buen doblaje... para una comedia» . Se lo ha llegado a considerar el peor doblaje de la historia del cine.




Existe una una miniserie para la televisión de tres partes, adaptada por el director Mick Garris bajo la mirada cuidadosa de Stephen King y se estrenó en 1997.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario