miércoles, 29 de junio de 2016

Abril rojo



La recomendación de esta sema la realiza Marcelo Madariaga un seguidor del Blog.

Es una novela policiaca  de Santiago Roncagliolo publicada en el año 2006 y reconocida con el premio Alfaguara de ese año. Una Historia de suspense en el contexto de la vida y la visión del mundo andino, y los elementos de antropología Inca precolombina.

El fiscal Chacaltana nunca ha hecho nada malo, nunca ha hecho nada bueno, nunca ha hecho nada que no estuviese estipulado en los reglamentos de su institución... Pero ahora va a conocer el horror. Y el horror no se ha leído el código civil... Una estremecedora historia policial, con asesinos en serie y crímenes abominables, que transcurre en una ciudad poblada de fantasmas...

Una novela que intenta dar sentido al terror cotidiano del Perú actual...



Narrado de una manera lineal, por tanto, la novela comienza con el informe sobre el primer asesinato que se llevó a cabo y de la cual se derriba a una serie de asesinatos que el asistente del fiscal investiga. A partir de ahora los diferentes eventos de la historia llegue a saberse debido a las conversaciones el personaje principal tiene con los demás y los informes presentados por el fiscal. 
La historia se desarrolla en torno a las elecciones presidenciales y la Semana Santa de el año 2000, es decir, en un periodo posterior a los enfrentamientos internos causados por el terrorismo ​​ que tuvo lugar en Perú en las décadas de los ochenta y los noventa. No obstante, las secuelas de este choque son evidentes en la novela.

 El autor  basa su personaje llamado Edith, aunque bastante vagamente, en una mártir Senderista real del mismo nombre de pila ( Edith Lagos ), que era la hija de un hombre de negocios local. Roncagliolo  dice, “Los métodos de ataque senderistas descritos en este libro, así como las estrategias contrasubversivas de investigación, tortura y desaparición, son reales. Muchos de los diálogos de los personajes son en realidad citas tomadas de documentos senderistas o de declaraciones de terroristas, funcionarios y miembros de las Fuerzas Armadas del Perú que participaron en el conflicto. Las fechas de la Semana Santa del año 2000 y la descripción de sus celebraciones también son verdaderas. Sin embargo, todos los personajes, así como la mayoría de las situaciones y lugares aquí mencionados, son ficticios, e incluso los detalles reales han sido descontextualizados de su lugar, tiempo y sentido. Esta novela cuenta, como todas, una historia que podría haber ocurrido, pero su autor no da fe de que haya sido así”.





No hay comentarios:

Publicar un comentario