domingo, 18 de junio de 2017

La inquilina de Wildfell Hall (The Tenant of Wildfell Hall)



Es la segunda y última novela de la autora inglesa Anne Brontë escrita de forma epistolar. Fue publicado por primera vez en 1848 bajo el seudónimo Acton Bell. Probablemente es la obra más impactante de las hermanas Brontë, tuvo un éxito instantáneo, pero más tarde, la novela fue casi olvidada. Cuando se intentó hacer a una reimpresión,  un año después de la muerte de Anne, Charlotte impidió su nueva publicación. Algunos creen que la supresión del libro por parte de Charlotte era para proteger la memoria de su hermana menor de los ataques por la temática del libro. Otros creen Charlotte estaba celosa de su hermana menor. Incluso antes de la muerte de Anne Charlotte
había criticado la novela, "que tenía defectos de ejecución, falta de arte, creo que el punto fuerte de Acton de Bell es Agnes Gray mejor que el presente trabajo ".  Aunque los editores respetan los deseos de Charlotte, poco antes de su muerte en 1854 se publicó una edición de la que se eliminación muchas secciones y los títulos de los capítulos. Variaron palabras y casi capítulos completos; algunas secciones fueron completamente reorganizados en un intento de compensar las omisiones. La mayoría de las ediciones posteriores, incluyendo los eventuales cambios y utilizaron este texto mutilado. Estas copias están todavía muy extendidas hoy en día, a pesar de las notas en sus portadas alegando que es una edición completa e íntegra. El Inquilino de Wildfell Hall es considerada como una de las primeras novelas feministas.

Tras muchos años de abandono, la destartalada y ruinosa mansión de Wildfell Hall es habitada de nuevo por una misteriosa mujer y su hijo de corta edad. La nueva inquilina -una viuda, al parecer- no tarda, con su carácter retraído y poco sociable, sus opiniones a menudo radicales y su extraña triste belleza, en atraerse las sospechas de la vecindad, y a la vez la rendida admiración de un joven e impetuoso agricultor. Pero la mujer tiene, en efecto un pasado... más terrible y tortuoso si cabe de lo que la peor de las murmuraciones es capaz de adivinar.

La ambientación y los personajes están influenciados por la ficción juvenil de Anne. En su infancia Emily y Anne Brontë crearon el reino imaginario de Gondal , sobre el que componían prosa y poemas pero también utilizo algunos aspectos de la vida y el carácter de su  hermano Branwell Brontë para representar  de Arthur Huntingdon. Se asemeja principalmente en tres aspectos: buena apariencia física, aventuras sexuales y especialmente  su alcoholismo.  Otro personaje de la novela, Lord Lowborough, que tiene una asociación con el opio también puede reflejar el comportamiento
de Branwell.  Otra posible fuente es la historia de la señora Collins, esposa de un cura local, que en noviembre de 1840 pidió consejo al padre de Anne, Patrick Brontë, buscando consejo sobre la conducta abusiva de su marido alcohólico. El consejo de Brontë era que debía dejar a su marido. La señora Collins regresó a Haworth en la primavera de 1847, mientras Anne escribía La Inquilina, y le contó cómo había logrado construir una nueva vida para ella y sus dos hijos. Las localizciones se inspiraron en una granja cerca de la vivienda de las Brontë y algunas casas, donde Anne había sido empleada como institutriz.



A diferencia de sus hermanas mayores, Anne Brontë no siguió el estilo romántico en sus dos novelas, optando por el Realismo. Muchos críticos, incluyendo a la hermana de Anne, Charlotte, consideraron su representación del alcoholismo y del adulterio demasiado gráfica e inquietante. A menudo, al representar los mismos temas que sus hermanas, Anne lo presenta en una luz completamente diferente. Wildfell Hall, una vieja mansión, no representa una casa " embrujada " como en Jane Eyre o Cumbres
Borrascosas de sus hermanas, , simplemente está deteriorado, húmeda y  es desagradable. El libro desafió la moral predominante de la era victoriana. Un crítico llegó a decir que era "totalmente inapropiado para ser puesto en manos de las mujeres". El personaje principal, Helen, es animoso y directo, sin miedo a hablar con los demás de su vida con franqueza.  El vicio no es exclusivo de los hombres. La lucha eterna entre el bien y el mal se hace hincapié en el uso intensivo de las referencias bíblicas: los pecadores que se arrepienten encuentran perdón, mientras que los se obstinan tienden a encontrar un final violento o miserable. Los Temas de alcoholismo, el maltrato de animales, abuso físico y emocional, matrimonios infelices y escapar del marido también aparecen en otras novelas de las hermanas Brontë, pero hay una marcada diferencia entre el romanticismo de Charlotte y Emily, y el realismo de Anne.

La novela ha sido adaptado a la radio, se ha compuesto una ópera basada en la historia y varias obras de teatro, también ha sido llevada a la tv en dos ocasiones La primera versión, realizada en 1968, protagonizada por Janet Munro , Corin Redgrave y Bryan Marshall . Tara Fitzgerald, Toby Stephens, Rupert Graves y James Purefoy actuaron en la segunda versión en 1996. De acuerdo con el Diccionario Oxford, la expresión "pegado a las faldas de su madre" apareció por primera vez en El inquilino de Wildfell.



No hay comentarios:

Publicar un comentario