martes, 8 de agosto de 2017

Tres colores: Azul (Trois couleurs: Bleu)


Es una película del dramático francés de 1993 dirigida y co-escrita por el cineasta polaco Krzysztof Kieślowski y protagonizada por Juliette Binoche, Benoît Régent y Emmanuelle Riva. La banda sonora fue compuesta por Zbigniew Preisner (compositor habitual de la filmografía de Kieślowski) y es intrincado elemento de la trama. La música fue interpretada por Sinfónica de Varsovia. Es la primera de las tres películas que componen la trilogía de los Colores, basada en los ideales revolucionarios franceses de libertad, igualdad y fraternidad; Esta seguida por Blanco y Rojo. Según Kieślowski, el tema de la película es la libertad, específicamente la libertad emocional, más que su significado social o político. Azul es una de las obras más célebres de Kieślowski.
Krzysztof Kieślowski y Juliette Binoche
La acción se sitúa en París, donde Julie, esposa de un célebre compositor, sobrevive a un  accidente automovilístico, en el que pierde a su marido y a su pequeña hija.  Cuando sale del hospital, Julie decide aislarse totalmente del mundo exterior y de los recuerdos de su antigua vida, se distancia de sus amistades y se auto recluye en un diminuto apartamento en la ciudad.

Como las otras películas de la trilogía, Azul hace frecuentes alusiones visuales a su título: numerosas escenas se filmaron con filtros azules o iluminación azul, y muchos objetos son azules. Cuando Julie piensa en la partitura que ha intentado destruir, la luz azul sobrepasa la pantalla. La película también incluye varias referencias a los colores que inspiró la trilogía de Kieślowski: varias escenas están dominadas por la luz roja y en una escena se ve a unos niños vestidos con trajes de baño blancos con flotadores rojos saltar en una piscina azul. Otra escena muestra un vínculo con la siguiente película de la trilogía: Julie visita un tribunal donde se pueden ver a los personajes principales de Blanco. Otra imagen recurrente relacionada con el espíritu de la película es la de las personas mayores reciclando botellas: En Azul, una anciana en París está reciclando botellas y Julie no la ve (en el espíritu de libertad) y el final de cada película es de un personaje llorando.

Un aspecto importante de la película son los fundidos, que tradicionalmente se utilizan en las películas para representar el paso del tiempo o para concluir una escena determinada, en lugar de llevar a los espectadores de nuevo al mismo punto en el tiempo como en la película. Los fundidos ocasionales y los fundidos del personaje de Julie se utilizan para representar un punto de vista extremadamente subjetivo. Según Kieślowski: "en cierto momento, el tiempo realmente pasa para Julie, mientras que, al mismo tiempo, se queda quieto, no sólo su música vuelve a atormentarla en un momento determinado, sino que el tiempo se detiene por un momento".

Para la escena donde Julie raspa su mano a lo largo de un muro de piedra se suponía que, Juliette Binoche llevaría una prótesis para proteger su mano, pero era demasiado obvia en la cámara. Binoche creyó que la escena era lo suficientemente importante como para arrastrar su mano desprotegida a lo largo de la pared, derramando sangre real. La primera escena se inspira en una escena vivida por Kieslowski. Mientras hacía autostop a la edad de 17 años, vio pasar un coche delante de él sin parar, maldijo a su conductor y luego oyó el sonido de un accidente.

Ocupa el puesto 14 en Las 100 mejores películas de la historia del cine según la revista Empire La película gano en el Festival de Venecia: el León de Oro (mejor película), mejor actriz y fotografía. Recibió 3 nominaciones a los Globos de oro, incluyendo Mejor película de habla no inglesa, gano tres Premios César de 9 nominaciones incluyendo a Mejor Película y fue nominada a los Premios del Cine Europeo a mejor película, entre otros.

video



No hay comentarios:

Publicar un comentario